Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

23. La busqueda del hombre

Pasaje bíblico: Salmo 7.15: “Ha hecho una fosa muy honda, y en su propia fosa caerá”.
El desarrollo mental pleno parece ser la meta del hombre en el siglo XX. Paradójicamente, la búsqueda de esa evolución le produce el encuentro de un abismo para su destrucción. El hombre, lejos de ser una víctima del mal o una pobre criatura indefensa, desamparada y sin rumbo, es un ser plenamente responsable por su propio estado y su situación en el mundo.
Las incursiones trascendentales, terminaron por enredar el hombre en telarañas, de las cuales no podrá salir tan fácilmente. Son fuerzas espirituales incontrolables y peligrosas pues no son conocidas por la mente humana. A eso, podríamos llamar un verdadero salto a la oscuridad.
La fe consciente en el Dios verdadero, creador de todas las cosas, y la obedicencia a su palabra, ofrece seguridad y vida.
Aquel que se lanza al campo de las pesquizas espirituales, ciegamente, sin la dirección de Dios (sin conocer quién es su guía), queda expuesto a lo que oye, ve, piensa, deduce o es inducido a creer, desconociendo el origen de los fenómenos, sin parámetros para avalar correctamente la naturaleza de tales hechos.
Dios, el “Padre de los espíritus”, no cambia sus propias leyes, que determinan la comunicación del hombre con el Creador. Estas leyes, si no son respetadas, condicionan al hombre para cavar su propia sepultura. Es imposible ignorar las leyes que rigen al mundo de los espíritus y al mismo tiempo estar bien con el Autor de ellas, el Creador de los cielos y de la tierra. Si las leyes físicas no son obedecidas causan, verdaderas catástrofes. No es diferente en el Reino Espiritual.
Oración: Señor, por tus preceptos alcancé entendimiento, por lo que aborrezco todo falso camino. Tu mandamiento es amplísimo, enséñame tus estatutos, dame inteligencia y viviré…

5 comentarios

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos + 14 =