Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

25. La compasión de Jesús

Pasaje bíblico: Marcos 6.34: “Salió Jesús y vio una granmultitud, y tuvo compasión de ellos, porque eran como ovejas queno tenían pastor”.

La compasiónò, fue una actitud constante en la vida de Jesús.Recordemos que compasión no significa meramente “tener lástima”.Compasión, es “padecer-con”, “sufrir-a-la-par-de”. Jesús vivió suvida sufriendo por la condición de los hombres. El dolor de lagente, fue su propio dolor.

En Génesis 6 dice que “le dolió a Dios en su corazón haber hechoal hombre”. El haber hecho a un ser inteligente y libre, conposibilidad de optar y decidir, representó un riesgo que asumióel Creador. Pero, inevitablemente, el dolor y el sufrimiento dela criatura habría de herir el corazón del mismo Dios.

El hombre no fue creado para el dolor, la enfermedad y la muerte,sino para ser feliz y vivir una vida radiante. Y no hay felicidadplena sin libertad.

De manera que para que el hombre fuera el ser libre y dichoso queDios había previsto, Dios hubo de poner en marcha un proceso derecuperación de la criatura caída. Y Jesucristo, el eterno Hijode Dios hecho hombre, fue precisamente la respuesta a lanecesidad del ser humano para lograr la plenitud del hombreperfecto hacia el que apuntaba el propósito del Creador.

Jesús vino para redimir al hombre del pecado y de la muerte. Vinopara asumir su dolor, su desvarío, y su muerte. Pero cuando Jesúsmarchaba hacia la cruz en la que realizaría la obra de la redención, no pudo sustraerse a sufrir-con-los-hombres todo eldolor que la miserable condición de su humanidad les infligía.

Por eso hubo de detenerse constantemente para asistir a loshombre en sus enfermedades y sufrimientos, y prestarles la ayudaque necesitaban. El objetivo supremo era la cruz. Pero no podíarealizar ese trayecto sin prestar la ayuda que reclamaron lasmultitudes que encontró en su camino.

Oración: Señor, que sepamos también nosotros los creyentes,sentir compasión por la gente que nos rodea. Que como Jesús, eldolor de quienes nos rodean, nos duela también a nosotros.
M.A.Z.

7 comentarios

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ocho + 9 =